¿Cuáles son los metales más utilizados en joyería?

La joyería no utiliza solo piedras preciosas, los metales juegan un papel importante. Estos llevan utilizándose desde hace siglos para diferentes usos. Sus características y el valor que se les otorga les convierte en materiales excepcionales. ¿Sabrías decir más de tres tipos que se usan para crear una joya? Si quieres conocerlos a fondo, no dejes de leer.

Los metales preciosos

Los metales preciosos son los que más destacan, ya que son los que añaden el valor a la pieza. Sin embargo, no se utilizan al 100 %, es decir, se mezclan con los no precisos para conseguir una joya resistente y duradera. Ningún metal por sí solo cuenta con unas características perfectas, por lo que es necesario recurrir a sus aleaciones.

Oro

Es el metal precioso más conocido. Su reactividad es baja, lo que le permite mantener un buen brillo cuanto está pulido. Destaca por su maleabilidad, una característica que permite trabajarlo con facilidad. Además, esto lleva a que es tenga que mezclar con metales no preciosos para que gane dureza. Al realizar esta combinación, su color puede variar. Por ejemplo, su aleación con níquel hace que gane un tono blanquecino.

El oro ha destacado a lo largo de los siglos por encima del resto, y aún sigue siendo un metal precioso muy utilizado. El precio actual del oro es de 1561 euros la onza, aunque fluctúa según su cotización. Ten en cuenta que tres cuartas partes de la producción se dedican a joyería, ya sea para confeccionar anillos, collares pulseras o pendientes.

Plata

Es el más extendido. La puedes encontrar en tres variantes principales: plata 950, esterlina y 900. La primera contiene un 95 % de plata pura y un 5 % de cobre, la cantidad en la segunda baja a 92,5 % y en la tercera alcanza una pureza del 90 %. El brillo que posee pulido es fuerte, pero se desgasta con el tiempo y la falta de cuidados.

Se utiliza para la elaboración de todo tipo de joyas, como pendientes, relojes o anillos. También es frecuente encontrar la plata en cubertería y muchas piezas fabricadas en otro metal reciben un baño de plata. Hay indicios arqueológicos de que este metal lleva utilizándose desde el 4000 a.C. Una onza cuesta, en la actualidad, 20 euros.

Platino

El platino se usa de forma tradicional en joyas que contienen muchos diamantes, ya que su brillo natural hace que destaquen más las piedras engastadas. Es más fuerte que el oro, lo que permite sujetar otros elementos con seguridad, y también es bastante pesado gracias a su densidad. Pese a esto, no es un metal de moda en estos momentos y no se utiliza en estado puro. Su precio es de 1048 euros la onza.

Metales no preciosos

Son conocidos como metales base. Tal denominación se debe a su precio más económico y dotan de determinadas características a los preciosos. Al mezclarlos, se justan los otros para conseguir mayor durabilidad, resistencia al rayado o a doblamientos.

Cobre

En la actualidad, es el más importante de los no preciosos. Pese a que en estado puro es suave, al combinarlo con el oro o la plata, se obtiene una aleación dura, la cual ayuda a que la joya mantenga su forma inalterada. También es importante para dotar de tonalidades, como ocurre con los oros rosado y rojizo. Un kilo de este material tiene un precio de unos siete euros.

Tungsteno

Su característica principal es la dureza, lo que dificulta rayarlo. No se utiliza tungsteno puro en las joyas, sino que se recurre al carburo, que es una mezcla del metal con carbono. El objetivo es dotarle de mayor resistencia, tanta que los taladros industriales tienen problemas para atravesarlo. Eso sí, al usarlo, procura no abusar de él en una aleación, ya que el resultado será susceptible de fracturarse con un golpe fuerte. Un kilo está valorado en unos 30 euros.

Titanio

También se utiliza para dotar de dureza al oro o a la plata, pero consiguiendo una pieza ligera como resultado. El titanio destaca por su alta resistencia y ligereza. Es menos duro que el tungsteno, aunque esto no le resta utilidad. Además, no se fractura con facilidad y es una alternativa económica a otros metales, lo que explica la tendencia a utilizarlo en anillos de compromiso. Esto hace que el precio de la joya baje, algo que ayuda a atraer compradores.

En cuanto al precio del titanio, este fluctúa con el tiempo, al igual que el resto de los metales, ya que no deja de estar sujeto a la oferta y la demanda. En la actualidad un kilo de este metal puro cuesta 139 euros.

En definitiva, estos son los metales más utilizados en la joyería. Recuerda que ninguno de ellos es usa en estado puro, sino que se combinan los preciosos con los que no lo son para potenciar sus características. Así, es posible fabricar mejores joyas.

Comentarios (0)

Todavía no hay comentarios
Product added to compare.

Utilizamos cookies propias y de terceros para obtener datos estadísticos de la navegación de nuestros usuarios y mejorar nuestros servicios.