¿Quieres conocer algunas de las joyas más caras de la historia?

A lo largo de la historia, las joyas han sido un artículo principalmente asociado a la realeza y la alta sociedad. Actualmente, se encuentran un poco más al alcance de todo el mundo, pero existen todavía piezas cuyo valor alcanza niveles tan exorbitantes que no están al alcance de casi nadie. Ya sea por la historia que llevan detrás o por su manufactura, estas joyas se han convertido en un símbolo de lujo. Si quieres saber cuáles son algunas de las joyas más caras de la historia, aquí encontrarás algunas de las más conocidas.

Las siete joyas más caras de la historia

Vamos a empezar este repaso por las joyas más impresionantes, con el diamante conocido como Hope Diamond. Se trata de una maravillosa piedra azul de 45,52 quilates. Los expertos en la materia atribuyen su fascinante color a las impurezas causadas por ínfimas cantidades de boro infiltradas en la joya. Pero si su aspecto resulta especial, no lo es menos la historia que arrastra sobre mala suerte y maldiciones, que lo han convertido en una de las joyas más codiciadas a estos niveles. Como curiosidad, debes saber que las trazas de boro que contiene bloquean toda la luz alrededor, brillando con una tonalidad roja.

Sobre su historia, los datos más relevantes que debes conocer son que fue adquirido por un comerciante en el año 1666, que lo llamó "Tavernier Bleu" en honor a su propio nombre, Jean Baptiste Tavernier. A partir de aquí, pasó a manos del rey Luis XIV, después fue robado, cortado y nuevamente adquirido por una familia de banqueros londinense 1839, la familia Hope. De ellos ha heredado el nombre con el que se le conoce hoy en día. Su paradero actual es el Smithsonian Museum desde 1958, y allí permanece.

Pink star

Es el diamante rosa más grande y perfecto internamente del que se tiene conocimiento. Fue extraído en una mina de Sudáfrica en 1999 y, tras veinte de meses de corte, adquirió la forma con la que se le conoce. En 2017, salió a subasta y fue adquirido por Chow Tai Fook, en Hong Kong.

El collar Hutton-Mdivani

Esta rarísima pieza de joyería está confeccionada con 27 cuentas de jadeíta, broche de oro, rubíes y diamantes. Uno de sus grandes atractivos para los coleccionistas es su extensa historia en la realeza. Fue propiedad de Barbara Hutton, heredera estadounidense, ya que su padre se lo regaló por su enlace matrimonial con el príncipe Alexis Mdivani. Se diseñó especialmente para ella y permaneció en su familia durante medio siglo, hasta su fallecimiento.

El reloj Graff Diamonds Hallucination

Con un simple vistazo a este reloj, comprenderás rápidamente lo caro que puede llegar a ser. Su composición se basa en diamantes de 110 quilates, en colores como el amarillo, rosa claro, azul, gris e incluso naranja. Todas estas gemas se encuentran colocadas sobre una pulsera de platino. Los diamantes tienen diferentes cortes en forma de marquise, de pera, circular o en corazón, lo que potencia aún más su brillo.

El Wittelsbach Graff

Fue descubierto en la India y en 1664, Felipe IV de España se lo regaló a su hija Margarita Teresa, cuando tenía 13 años. En ese momento, acababa de prometerse con Leopoldo I de Austria. Mucho tiempo después, en 2008, fue adquirido por Laurence Graff, que lo pulió, obviando la oposición de todos sus compañeros de profesión. En el año 2010 fue vendido a la familia real de Qatar, por un valor de 80 millones de dólares.

El collar de diamantes L incomparable

Este es el collar más valioso del mundo actualmente. Está confeccionado con 407,48 quilates de diamantes sobre una base de oro de 18 quilates. La parte más impresionante de este collar se encuentra en el centro y es el diamante amarillo Internally Flawless. Sobre el origen de esta pieza, se dice que el diamante se encontró entre escombros mineros, en la república Democrática del Congo. Actualmente su propietaria es una empresa de artículos de lujo llamada Mouawad.

Peacock Brooch

Se trata de un broche confeccionado con más de 1300 diamantes amarillos, azules, naranjas y blancos. En el centro puedes ver un diamante de gran rareza, en forma de pera de un azul oscuro. Esta pieza de colección también fue diseñada y fabricada por Graff Diamonds. La propiedad actual de esta joya, así como su paradero, no son conocidos.

Las joyas que te mostramos, han sido diseñadas y creadas por maestros joyeros, siguiendo procesos artesanales que hacen de estas piezas, artículos dignos de los coleccionistas más exigentes. Gracias a estos procesos de fabricación, es posible conseguir una pieza de inmensa calidad, siendo una parte fundamental del proceso la maquinaria especializada, las herramientas, fornituras y consumibles. Tanto la materia prima como la calidad de unos instrumentos especializados, hacen posible la manufactura de joyas que pueden llegar a alcanzar valores incalculables.

Recuerda que en nuestra tienda online dispones de una multitud de productos y herramientas para joyería como limpia plata, bigornias, limatones, etc.

Comentarios (0)

Todavía no hay comentarios
Product added to compare.

Utilizamos cookies propias y de terceros para obtener datos estadísticos de la navegación de nuestros usuarios y mejorar nuestros servicios.